Destined To Love (Prologo)





Esa noche fui a dormir como de costumbre, en mitad de la madrugada siento una extraña sensación que me hace abrir los ojos, poco a poco veo lo que me rodea y...

Todo a mi alrededor se vuelve desconocido, no reconozco nada de lo que veo al abrir mis ojos, quedo en completo shock y confundida, ahora con los ojos bien abiertos.



(Esto es un sueño realmente extraño)-Pienso

Así, encontrándome en aquella extraña situación, decido subir las escaleras que veo frente a mí.
Pero en cuanto doy un paso, el suelo cruje ante mis pies y oigo una voz proveniente de algún lugar de la habitación.

Me encuentro muy desorientada en este momento.

-Esto es una redada! que nadie se mueva!!!


¿pero qué?

Desde lo alto de las escaleras oigo el sonido del choque de metales y voces de personas chillando y gritando.







-¿Por qué estás aquí?

Alguien me habla desde detrás en baja voz,  con confusión.

En cuanto comencé a girarme, oí el sonido de algo desgarrándose.



-Waaaaahhhh!!!!

Para mi sorpresa vi a un hombre desconocido rodando escaleras abajo hacia mí, agitando los brazos.

Congelada por un momento en shock, incapaz de procesar lo que estaba pasando...

Alguien me agarra del brazo desde atrás.

-Fuera de aquí! Rápido,sal!

Intenté girarme para protestar, pero fui empujada fuera bruscamente.
Volví mi mirada hacia el edificio aún aturdida y confundida y miré a las palabras escritas arriba en el letrero de fuera.

-Ikedaya?

El momento en el que leí el letrero, sentí como si el mundo estuviese girando debajo de mi e intenté agarrarme a algo para estabilizarme.

-Ahhh!!!

Antes de darme cuenta estaba cayendo en la oscuridad de nuevo.

..

.........



Me senté sobresaltada,  mis ojos abiertos completamente y miré a mi alrededor.

(Realmente no recuerdo lo que estaba soñando, solo sé que era extraño)

......



Había sido un largo día, pero al fin terminó y estaba lista para pasar un rato agradable.



Algunos de mis amigos del instituto habían organizado un encuentro para ponernos al día, en el que tendríamos comida y bebidas.


El lugar de encuentro era un pub que no había visto antes llamado: IKEDAYA.


Estaba subiendo las escaleras cuando vi a alguien conocido aparecer desde arriba.

-Oh! Hey!! 

-Hey! Que de tiempo sin verte!

Era Kyo Shinomiya, uno de mis mejores amigos del instituto.

-Lo siento llego tarde!

Nah, me alegra que hayas venido. Se están poniendo muy ruidosos allí.

-Me imagino...

Le sonreí y me puse a subir las escaleras, pero mientras lo hacía alguien pasó por delante de mí, bajando las escaleras. Las escaleras eran estrechas y cuando me puse hacia un lado para dejarle pasar, accidentalmente solté mi bolso



-¿Estás bien?

Todo se derramó de mi bolso, y me agaché a recogerlo.

-Sí, estoy bien. Solo dame un segundo.

En cuanto recogí todo, noté una carta que no me era familiar en el escalón debajo de mí.

 (De dónde viene? No recuerdo tener una carta así en mi bolso.)

Me acercqué a recoger la carta, pero en cuanto lo hice ---

Enseguida me mareé y vi una visión ante mis ojos, un lugar que me era desconocido.

 ( ¿Qúe está pasando?)

- ??

La voz de Kyo sonó extrañamente distante,pero podía oír el sonido de sus pasos bajando las escaleras hacia mí.


-¿Pero qué?--De ninguna manera!


Ahhhh!!!

Sentí que Kyo agarraba mis brazos firmemente, intentando empujarme hacia él.


Pero mi cuerpo estaba inclinándose lejos de su lado y un momento más tarde me desmayé.

...

..........

Gemí impotente mientras lentamente me golpeé la cabeza.


(¿Dónde estoy?)

Abrí mis ojos, solamente para darme cuenta que alguien me estaba llevando a sus espaldas.


- ¿Señorita? ¿Estás despierta?
Te encontré tumbada en el suelo, así que te recogí.

-No lo entiendo

El hombre paró y me bajó de su espalda para ponerse frente a mí.

- Vamos, por aquí.

Permanecí allí por un momento, intentando comprender que estaba pasando y el hombre me ofreció mi bolso.

Aunque la noche era oscura, más oscura a lo que estaba acostumbrada, podía ver su bonito rostro.

También pude ver que el estaba mirándome de arriba a abajo.




(Espera un momento!   ¿Por qué diablos va vestido así?)

Fijé mi mirada en su traje, me recordaba a algo que había visto sobre una película histórica japonesa

(Esto no es otro sueño ¿verdad? pero estoy segura que estaba en Ikedaya con Kyo.)


Sintiéndome intranquila de repente , miré preocupada a la calle a mi alrededor.

Me di cuenta entonces que no habían farolas, ni hormigón, ni carreteras.

( ¿Qué está pasando? ¿dónde diablos estoy?¿Qué sucedió cuando me caí?)


-Sé que debes estar en shock, pero no deberías quedarte en el mismo lugar para siempre.

Dudé por un momento y luego le ofrecí una pequeña sonrisa.

-Tienes razón, gracias por preocuparte por mí. 
Por cierto, ¿Sabes dónde está Ikedaya? no sé que sucedió pero...


-Ikedaya?!?!



-Lo último que recuerdo es que estaba en el pub de Ikedya y luego me caí.

Sus ojos se abrieron completamente por un segundo y entonces habló otra vez, con un tono  preocupado.

-Sígueme

....
..........

Me llevó a través de las estrechas calles en silencio durante un rato hasta que al fin se detuvo en frente de un edificio.

-Esto es Ikedaya.


( No puede ser!)

-Hey!

La voz del hombre interrumpió mis agitados pensamientos, pero en cuanto me giré ....

-Oh Dios! nunca había visto un Kimono así antes! ¿es un nuevo estilo?, Me encanta!

Me giré hacia el sonido de esta nueva voz y y vi a un hombre alto y esbelto mirándome con curiosidad.

-Hey Yuki


-¿No me digas que estás con Katsura?


El hombre llamado Yuki me sonrió burlonamente, miró dirección a Katsura brevemente.

-No es para nada eso.

Para mi sorpresa, Katsura se sonrojó ligeramente cuando habló, girando su cara lejos de ambos.

-Casualidad, supongo. Yuki, la dejaré contigo.
-¿Qué? ¿Quién es?
-No estoy seguro, acabo de encontrarla.

El hombre giró su mirada hacia mí con una expresión repentinamente curiosa.

-olvidé preguntártelo,¿cuál es tu nombre?

-Yruh...

-Yruh, eh?

Me sonrió en respuesta, luego se dio la vuelta y empezó a largarse

-Hasta que nos volvamos a ver.

-Hey! Espera un minuto!



Le llamé, pero me ignoró completamente, y se fue andando enérgicamente hacia la oscuridad de la noche.






-Bueno... ese es Katsura

Yuki puso una mano en su cadera cuando habló, suspirando irritado.

(¿Katsura? Hmmm....)

(Me siento como si hubiese oído ese nombre en algún lugar antes... pero no recuerdo dónde)




....

...............

-Ummm, sí, ya veo.

Yuki me había llevado a una tienda de Kimonos, la cual, me dijo que también era su casa.

Intenté explicarme tanto como pude sobre lo que había sucedido, pero aún así realmente no entendí lo que estaba pasando.
- Bueno. lo más importante justo ahora es que estás perdida y en problemas.

-Tienes razón

( Aún no tengo ni idea de cómo terminé aquí, o mejor dicho, dónde es "aquí" , dónde estoy. Y hasta que lo averigüe, no sé que hacer.)

Mientras estaba allí sentada, preocupada, Yuki  se acercó un poco y me sonrió de forma tranquilizante.

-De una cosa estoy seguro. Destacarás muchísimo si sigues llevando esa ropa que llevas puesta.

-¿Esto? ¿De verdad?

(Estaba tan distraída por todo lo que estaba pasando, pero él tenía razón. ambos, él y Katsura llevaban Kimonos)

-Pero no te preocupes por eso! yo lo arreglaré en un momento!



A la mañana siguiente amaneció con un día claro y radiante.


Yuki había sido muy amable al dejarme quedarme en su casa.

Una vez que me desperté, me puse el Kimono que me había dado y salí de la pequeña habitación en la que había dormido.

- Sabía que te quedaría fabuloso!

-No sé que decir, gracias por todo Yuki!!

Cuando le agradecí, Yuki sonrió radiante en regreso.

 -No te preocupes por eso, estoy seguro que harías lo mismo por mí, cariño. Espero que me consideres tu amigo después de todo.

Cruzó sus brazos y su expresión se volvió seria.

 - Ahora, ¿A dónde vamos?

-Justo estaba pensando lo mismo.

Miré hacia abajo al irreconocible  Kimono que estaba llevando y suspiré suavemente.

(No quería pensar en eso la pasada noche, pero es como si hubiese viajado al pasado de algún modo)

Solo pensar en eso me hizo sentirme mareada, y podría sentir mi corazón revolotear inquieto.
 (Pero de ninguna manera podría suceder... ¿verdad?)

- Oh dios, te has puesto completamente pálida.


Yuki frunció el seño un poco cuando me miró fijamente, y habló en un tono tranquilizador.

-No tienes que preocuparte, sé que por alguna razón el destino nos unió.
y durante el tiempo que te quedes aquí, me aseguraré de cuidarte.

-Yuki, ¿estás seguro?

Levanté mi cabeza a sus palabras, sintiendome un poco abrumada por su amabilidad, cuando...
-¿Has abierto?



La cortina que colgaba en la entrada fue apartada a un lado y un hombre que no me era familiar entró en la tienda.

-Oh Hijikata! ¿Ocurre algo?

( Espera.¿dijo Hijikata?)

Sentí la misma sensación que sentí al escuchar el nombre de Katsura--Un pinchazo en el fondo de mi mente que me era familiar de algún modo.

El hombre llamada Hijikata suspiró fuertemente y se sentó cerca de la entrada.

-He venido a recoger las cosas que Kondo pidió.




Se rascó la barbilla mientras hablaba, molesto de algún modo.

Ohoho! Kondo es el único probablemente que podría usarte así , ¿no es verdad?

-Supongo


Movió su mirada alrededor de la habitación mientras hablaba y enseguida nuestros ojos se encontraron.

Había algo distinto en esa mirada, algo que no había visto antes--Algo poderoso y casi peligroso.

-Oh!acabo de tener una gran idea!!!

-¿Tú qué?


Salí fuera de la tienda de Kimonos, el cielo era de un azul brillante, con solo un par de nubes. Miré hacia donde estaba Hijikata delante de mí, y suspiré cuando me apresuré tras él.

 Yuki le pidió a Hijikata que me guiara a un pequeño restaurante que él conocía bien. Mientras seguía unos pocos pasos detrás de Hijikata, me puse a reflexionar sobre lo que yuki había dicho.


-Conozco un pequeño restaurante llamado Shiki-La propietaria es amiga mía.
El lugar es genial, pero ella está corta de personal ahora mismo.
Si le dices que vas de parte de Yuki, estoy seguro que podrías trabajar para ella a cambio de una habitación y comida.

Hijikata había estado sentado a un lado escuchando y ahora nos interrumpía ceñudo, mientras frotaba su barbilla.

-Ugh, ¿esto me va a involucrar?



Ignorando la queja de Hijikata, Yuki le pidió que me llevara a Shiki.

-¿Pero está en tu camino de regreso no? Te daré un descuento para compensar tus esfuerzos! ¿Nos ayudarás verdad?

-Un descuento ¿eh?

Hijikata suspiró suavemente, pero después de un rato asintió a todo.



Mi mente todavía iba a cien por hora, no  puse mucha atención a dónde estábamos yendo mientras seguía a Hijikata.

(Realmente me gustaría saber como llegar a casa tan pronto como pueda, pero tengo que sobrevivir por mí misma hasta que sepa cómo hacerlo)

Justo entonces, hijikata paró delante de mí y miró por encima del hombro.

-Hey! rápido o te quedarás atrás.

-Ahhh, lo siento!

No me había dado cuenta de lo lejos que estaba, me había  rezagado y apresuré mis pasos para alcanzarlo.

Hijikata me miraba mientras me acercaba a él. y entonces comenzó a andar de nuevo en cuanto llegué a su lado.

-Sabes....Eres como una tortuga

-Lo siento... ¿Una tortuga?

Puse mala cara cuando consideré sus palabras.

-Era un cumplido.

-¿Lo era?

(Cuando lo conocí por primera vez, pensé que parecía peligroso, quizás daba un poco de miedo, pero si es capaz de sonreír así, a lo mejor no da tanto miedo después de todo).

...

..........

Caminamos a través de las calles hasta que al fin Hijikata Paró  en frente de  un pequeño edificio.

-Aquí es.

Miré hacia el edificio para ver el nombre, Shiki, escrito sobre la cortina en la entrada.

- Y ya está mi trabajo hecho. Espero que te vaya bien a partir de ahora.

-Y yo también.

Antes de que pudiera siquiera decir nada más, Hijikata se giró y se fue calle abajo. Parpadeé en sorpresa por su repentina partida, y elevé mi voz para llamarle.

-Hijikata! Gracias!

Se giró a mirarme, sus pasos más lentos por un momento. Las comisuras de su boca se alzaron ligeramente en una sonrisa burlona cuando volvió a hablar.

-No desistas!

-Por suspuesto que no!

No pude evitar sonreir  a su tono burlón, y agité el brazo levemente mientras él se iba de nuevo.
Entonces me giré hacia el pequeño restaurante en frente de mí y erguí mis hombros mientras entraba dentro.


Estaba por entrar cuando dos clientes salían fuera del edificio hablando en baja voz.

- ¿De verdad cree que puede hacer lo que quiera solo porque es mediodía?
-Mejor no te involucres

(Uh-oh, eso no suena bien)

Pude oír la alta voz de un borracho desde el otro lado de la puerta. Dudé cerca de la entrada, insegura de si quería seguir adelante, cuando----


-Eres tan ruidoso.

-¿Que?!

Había un borracho sentado en la parte de atrás de Shiki, divagando en voz baja mientras continuaba bebiendo.

-No eres alto y poderoso!

Aquel otro hombre muy calmado bebió de su propia bebida, como si no le molestara el borracho golpeando su copa en la mesa.

-Así que es verdad eso que dicen de mucho ruido y pocas nueces.

-Ya te enseñaré....

Tambaleándose cruzó la habitación y fue hacia el joven hombre, como si estuviera a punto de arrojarse a sus pies.

Sin pensar, me apresuré a parar la lucha...

-No te atrevas!

La voz dominante del joven hombre fue como el acero, y el borracho congelado paró su mano a medio gesto.

-Estoy advirtiéndote. ¿Sabes que te sucederá si me tocas? ¿Realmente quieres saberlo?

-Maldita sea.

Algo en la presencia del joven hombre parecía poner serio al borracho lo que hizo que frunciera el ceño y se fuera del restaurante.

(wow, nunca había visto a nadie hacer esto antes!)

Miré al joven hombre en temor silencioso, su cabeza se giró en mi dirección y nuestros ojos se encontraron.

-¿Qué?¿ Acaso parezco parte de un espectáculo?



Su sonrisa era gentilmente burlona y no pude evitar sonrojarme un poco.

-Lo siento, No quise mirarte fijamente.

Aquel joven soltó una suave risa y luego se inclinó hacia delante, apoyando su barbilla en sus manos.

-¿Te gustaría beber conmigo?

-Lo siento, he venido porque tengo algo que hacer.


Sacudí mi cabeza rápidamente y la sonrisa del hombre se apagó un poco.

-Eso es una lástima. ¿Me dirás tu  nombre al menos?

-Oh, soy Yruh.

Parecía amable a pesar de su comportamiento anterior, y le sonreí cuando se levantó de su asiento.

-Mi nombre es Keiki.

Me volvió a sonreír en el momento que se dirigía a la puerta.

-Espero que aceptes mi oferta la próxima vez, Yruh.











Al terminar de hablar con Keiki, me puse a buscar a la propietaria del restaurante. Le expliqué que Yuki me había enviado y que estaba buscando trabajo y un lugar donde quedarme.

Ella me dijo que estaba agradecida de tener un par de manos extras, y alegremente estuvo de cuerdo en que me quedara en una de las habitaciones escaleras arriba.

(Gracias a dios, ahora tengo una cosa menos por la que preocuparme).

La propietaria me había dejado sola en la habitación que me preparó para mí y me senté en el suelo con un suspiro.

( Todo se está moviendo tan rápido y no puedo centrarme. Nada se siente real. Y aquellos a quienes he conocido desde que estoy en este lugar...Siento como que oí sus nombres en algún lugar antes. todos ellos. Pero no tiene sentido¿Verdad?)

Me incliné en contra de la pared mientras mis pensamientos daban vueltas sin poder evitarlo.
Justo en el momento en que hice eso, mi mirada se fijo en mi mochila, en el suelo donde la había dejado.

(sabes... eso me recuerda...)

Empujé mi mochila hacia donde estaba sentada rebuscando en todo lo que tenía.

(Me siento como si hubiese algo aquí que no debería estar... algo que podría ser una pista.)

-Lo encontré!

Saqué un trozo de papel antiguo y me d´cuenta que se trataba de la carta que había visto en las escaleras en Ikedaya, justo antes de que me desmayara.

Pensé que no era mía para abrirla, pero la curiosidad me mataba y la abrí despacio. Y en cuanto lo hice...

-Oh!

Un pétalo rosa pálido de flor de cerezo  cayó  de la carta y revoloteó hasta el suelo. Lo cogí con cuidado y miré lo que ponía en la carta.

La carta parecía que había estado bien conservada durante mucho tiempo, pero también como si  se hubiese mojado en algún punto.Muchas de las palabras en la página eran difíciles de leer porque estaban borrosas por haberse mojado. Solamente la última frase en la página era legible.

"Yruh...Te Amo"

(Espera un segundo..!)

Mi corazón latió de forma acelerada mientras leía las palabras escritas cerca de mi nombre. Parpadeé varias veces, intentando convencerme que lo que leía lo estaba leyendo mal, pero las palabras seguían siendo las mismas.

-¿Por qué está mi nombre en esta carta?

Seguí mirándola por un rato más y rápidamente la doblé de nuevo deslizando el pétalo de vuelta en su interior.
...

.........

 A la mañana siguiente cuando desperté, estaba todavía en mi nueva habitación en la segunda planta de Shiki.

(No es un sueño; Había pensado que ojalá lo fuera)

Suspiré suavemente y luego me levanté con determinación y me senté en la cama.

(Con quedarme tumbada aquí y deprimirme no voy a conseguir nada. Necesito más tiempo para saber que pasó y para llegar a una solución primero necesito trabajar.)

Soñolienta cepillé mi pelo y lo aparté de mis ojos,pero me detuve porque pensé en algo

-Hmmm

(Si voy a trabajar como Camarera o mesera debería probablemente probar con algo que me haga ver bien para los clientes.)

Entré  a la cocina, mentalmente preparándome para el día que me esperaba.

(va a ser un duro y difícil aprendizaje así que mejor estar lista para lo que venga!)

Mientras me quedaba allí pensando, me dí cuenta que había alguien allí tumbado en el suelo en el otro extremo de la habitación.

-¿Pero qué---? ¿Es Hijikata?

Parecía como si estuviese profundamente dormido y me acerqué, llamándole por su nombre insegura.

-Nnnn....

Hijikata frunció el ceño, mascullando algo incomprensible, pero no mostró señales de que fuese a despertar.

-Hijikata, por favor despierta!

Coloqué mi mano en su hombro para darle pequeñas sacudidas. Antes de que pudiera incluso tocarle, su mano se levantó rápidamente y me cogió por la muñeca, parándome. Abrió un poco sus ojos y me miró soñoliento.

-¿Qué pasa?

-Yo debería preguntarte eso. ¿qué estás haciendo aquí?

Hijikata soltó mi muñeca, bostezando mientras se sentaba poco a poco.

-Nunca consigo relajarme ni dormir cuando vuelvo allí.

(¿Volver allí? Me gustaría saber dónde se refiere.)

-¿Pasa algo?

-No.

Por el rabillo del ojo ví a alguien empujar la cortina de atrás y entrar al restaurante, lo que me hizo girarme rápidamente.

-Bienvenido a Shiki!!

(Mi primer Cliente! Tengo que hacerlo lo mejor que pueda y espero que todo vaya bien)

-Hey, ¿Eres nueva?


Las cejas del hombre se elevaron en sorpresa mientras me miraba a través de la habitación.Pero un momento más tarde miró detrás de mí y su expresión cambió. Seguí su mirada solo para darme cuenta que miraba a Hijikata, que estaba mirándole también.

Había tensión en el aire y miré hacia delante y detrás entre ambos.

-Sakamoto.

-Hijikata.

Ambos hablaron en voz baja antes de apartar sus miradas, ignorándose intencionadamente. El ambiente en la habitación era casi insoportable e intenté pensar en algo que decir.

-Wow,hay tensión en el aire.

Me giré en cuanto otro cliente entró en el restaurante, y parpadeé en sorpresa.

(Oh, es Keiki! es agradable ver una cara familiar!)

-Así que tú eres la hija de la propietaria ¿verdad?

-¿Qué? Oh, no . No soy su hija. yo solo...

Empecé a explicarle, pero Keiki entrecerró sus ojos un poco y me interrumpió.

-A-ha. Sabía que había algo diferente.

-¿Qué quieres decir?

Dió un paso hacia mí y extendió su mano,y con sus largos dedos levantó mi barbilla levemente. Le parpadeé con sorpresa a su inesperado toque, sin estar segura de cómo reaccionar.

-Llevas pintalabios. Es increíble el cambio que puede producir un pintalabios. 

Me alejé de él, sintiéndome un poco intimidada de tenerlo tan cerca de mí.Me sonrió sin parecer ofendido  y pude sentir un calor persistente en mi barbilla dónde me había tocado.

La luz del sol de la mañana entró en la habitación , iluminando a las tres personas que estaban ante mí.

(Nunca pensé...)

Pero no pude dejar de mirar a los tres hombres que estaban frente a mí y algo en mi corazón se agitó.

(¿Qué es este extraño sentimiento?)

Justo entonces Hijikata bostezó de nuevo y dio un paso adelante.

-Bueno,supongo que tengo que desayunar algo.

-Oh, cierto

Volví a la realidad cuando la voz de Hijikata rompió el silencio.

Sakamoto se acercó más y me dió unas ligeras palmadas en el hombro.

-Estoy hambriento.¿Podrías prepararme algo también?

Keiki se sentó en la mesa más cercana y me sonrió.

-Es bueno verte a primera hora de la mañana tan ocupada, Yruh.

En cuanto los tres enfocaron su mirada en mí, sentí aumentar los latidos de mi corazón. Por un momento no tenía ni idea de que decir mientras me quedaba allí mirándolos.

(Con el sol de la mañana iluminándolos así,son todos tan guapos.)

Luego recordé que iba a ser su camarera.

-Vale! el desayuno estará listo enseguida!

....

.............

Así comenzó mi nueva vida trabajando en el restaurante Shiki, completamente inconsciente de todo lo que estaba por venir.


En los primeros días, me pusieron a aprenderme todo lo que hacía falta hacer en el Shiki, Hasta estar bien en esto. No había tiempo para descansar ni para buscar pistas o incluso pensar sobre lo que había sucedido y por qué estaba aquí. Estuve ordenando el restaurante después de un largo día y suspiré suavemente para mí misma mientras limpiaba las mesas.
Por un momento me sentí exhausta y un poco abrumada, pero un momento más tarde oí una voz conocida detrás de mí.

-¿Cómo te va, Yruh? oí que has estado trabajando duro! sabía que eras perfecta para este trabajo!

-Oh, hola Yu...

(No! no puede ser...)

-Encontré a alguien más  que  pensé podría trabajar contigo aquí.

-Yruh...¿De verdad eres tú?

-Kyo!!!







....

...........

-No tenía ni idea de que ambos fuerais amigos.

-No esperaba encontrarme con alguien conocido aquí.

Le dí una sonrisa forzada, y me giré otra vez para mirar a Kyo.

-Kyo,¿Cómo has acabado aquí?

La sonrisa de Kyo fue justo una sonrisa forzada como la mía, yme contó una historia muy similar a lo que me sucedió a mí.


-Y cuando desperté, estaba tumbado en medio de la calle en algún lugar. Entonces este extraño chico empezó una pelea conmigo, pero afortunadamente el Sr. Shinonome andaba por allí.

-Realmente, kyo, no hice nada-estabas allí golpeándolo con la empuñadura de su propia Katana. He de admitir que estuve muy sorprendido!.

Sonreí un poco al intento de Yuki de crear buen ambiente, pero no pude evitar la forma en que mis hombros se desplomaban.
Miré de vuelta a Kyo y sus ojos en cuanto se encontraron con los míos eran serios e intensos.

-Yruh, ¿Hemos viajado a través del tiempo de algún modo, verdad?...No quiero en verdad creerlo pero...

Kyo dió un gran suspiro y luego me contó todo lo que había sucedido desde que él llegó. Me contó que había estado dando vueltas por la ciudad, intentando encontrar pistas de por qué se encontraba aquí.

-La verdad es que no entiendo lo que ha pasado o por qué razón estoy aquí. Pero ahora que sé que tú estás aquí también, no puedo sino creer que esto es real.

Kyo se encontró con mi mirada de nuevo y algo en sus ojos evitó que comentara nada.

-Yruh. estamos en Kyoto, en la era del Bakumatsu.mediados de 1850.

Un escalofrío me recorrió y mi corazón empezó a latir muy fuerte, lo suficiente para hacerme daño.


-¿1850?? ¿LA ERA DEL BAKUMATSU?

(No debo haber prestado mucha atención en clase de historia, pero aun así he oído sobre esto)

Y enseguida me vino a la memoria que sabía de donde venían los nombres de Katsura. Hijikata y Keiki

(Todos son famosos- pero para mí solo fueron nombres en un libro de historia.)

Silencio en la habitación, y parecía casi demasiado tranquilo todo enseguida.

-Vale, no sé de qué estáis hablando, pero mirad el lado bueno, por ahora tenéis un lugar para trabajar y para dormir. No hay nada por lo que preocuparse!

kyo levantó su cabeza a las palabras de Yuki, su expresión se suavizó en una sonrisa.

-Gracias señor Shinonome.

-Kyo, puedes llamarme Yuki.

-De acuerdo, Yuki.

Kyo sonrió satisfecho y luego giró su mirada hacia mí.

-Yruh, voy a resolver esto lo aseguro, así que no te preocupes ¿vale?. Aún hay muchas cosas que podemos investigar.

-De acuerdo, Gracias Kyo.

(Esto es una situación tan loca, pero saber que no estoy sola hace todo esto un poco más fácil de soportar. Kyo, me alegro que estés aquí conmigo)

....

................




Y así a partir desde el día siguiente , Kyo comenzó a trabajar en Shiki, ayudándome en la cocina y con el servivio.

-¿Está bien si pongo esto aquí? ¿o no va aquí?

-No, está bien, gracias!

(Es muy bueno, me alegra tener a alguien en quien confiar y me ayude.Una vez que nos acostumbramos al trabajo, podemos pensar en que hacer a continuación.)

Mientras pensaba eso, alguien aparto las cortinas a un lado y entró al restaurante.

-Bienvenido a Shiki!!!

Levanté mi cabeza para saludar al cliente que había entrado y nuestros ojos se encontraron a través de la habitación.

-¿Huh??

El hombre que entró en la habitación me miró fijamente y entrecerró sus ojos curiosamente.

-¿Estaba esa mujer aquí la última vez?

Cando el hombre inclinó su cabeza a un lado aún mirándome, ví a Hijikata entrar en el edificio detrás de él.


- Soji... calla! deja ya de mirarla y pidenos algo de comida.

Sonrió vagamente y se adentró en la habitación,sent
ándose.

-Supongo que tienes razón, no creo que haya comido nada desde ayer. Estoy un poco hambriento.

-¿Te gustaría...?

Antes de que pudiera preguntarle nada, el hombre me miró con una sonrisa y me interrumpió.

-Soy Okita.

Se quedó mirando  a algo detrás de mí cuando habló. Lo que sea que fuera, parecía que lo divertía.

- Hijikata mira eso. Es increíble.

-¿Qué?

Sus ojos se abrieron en sorpresa cuando se giró para mirar.

-Él es...

-¿Muy parecido verdad?

(¿De qué están hablando?)

Me giré confundida para darme cuenta que ambos miraban a Kyo, que estaba limpiando una mesa cerca de la parte posterior.

-¿Conocéis a Kyo?

-No, pero se parece a alguien que conocemos.

A pesar de la sonrisa de Okita, Hijikata estaba ceñudo y suspiró ruidosamente.

-Será mejor no terminar en mayores problemas.

(Me pregunto que quieren decir... si son Personas famosas de las historias de los libros, quizás también haya oído hablar sobre la otra persona de la que están hablando.)

Pero decidí que sería más sabio no preguntar nada más, así que en vez de eso, tomé su pedido y fui a la cocina.
En cuanto me alejé de ellos, Okita me gritó.

-Mira por donde andas!

-Huh?

Miré a mis pies, pero no pude ver nada con lo que pudiera tropezar. Volví a mirar a Okita confusa, pero él ya miraba hacia otro lado.

-Yruh, Me echarías una mano con esto?

-¡Por supuesto!

No pude averiguar lo que Okita quiso decir realmente, pero tenía cosas más importantes por las que preocuparme justo ahora.



Un poco más tarde, después de que Hijikata y Okita saieran del restaurante, salí a hacer un pedido.

(El propietario me dijo que las cales de Kyoto  eran muy sencillas y que todo lo que necesitaba saber era seguir el mapa...)

El envoltorio de comida que estaba llevando parecía que aumentaba su peso con cada paso que daba.
Empecé a sentirme un poco abrumada de nuevo y justo en ese momento...


-AHHHH!!!

Sentí un chasquido en mis pies, y por un momento casi pierdo mi equilibrio.

-Whew, estuvo cerca.

Me puse recta y miré hacia abajo para darme cuenta que la correa de una de mis sandalias se había roto.

-Mira tus pies.

(Me pregunto si a eso era a lo que Okita se refería...)


Con cuidado, puse en el suelo el envoltorio que estaba llevando y me agaché para mirar mis sandalias.
Y mientras estaba allí agachada intentando decidir que hacer, una sombra pasó por mi lado.



-Hey! Ten cuidado!

-Oh!

El hombre se paró enseguida, justo antes de estar a punto de pisarme, le miré de repente sorprendida cuando cerró el libro que sostenía y me miró.


-¿Qué haces ahí abajo?

-Lo siento, el cordón de mi sandalia se rompió y solo estaba intentando ver como arreglarlo.

-Oh ¿De verdad?

Abrió su boca como si fuese a hablar de nuevo, pero fue interrumpido.

-Okubo, ¿Qué haces parado en medio de la calle?

El hombre que tenía en frente, el que al parecer se llamaba Okubo, levantó la cabeza en respuesta.
Sakamoto pasó por su lado y se puso en un lugar donde podía verlo, mirándome con sorpresa.

-Hmm? ¿rompiste el cordón de tu sandalia?

Sakamoto cogió el envoltorio de comida que yo había puesto en el suelo frente  a mí, y  se lo entregó a Okubo.

-Sostén esto mientras lo arreglo.

Okubo colocó su libro bajo su brazo y cogió el envoltorio con el ceño fruncido.

-Um, está bien....

-¿Puedo verlo?

Sakamoto se agachó frente a mí con una sonrisa, y después de un momento me quité la sandalia y se la ofrecí.

Sacó un pequeño pañuelo de su bolsillo, y hábilmente lo enlazó a través de mi sandalia.

-Hecho.



-Oh Wow! Gracias!

Me dió una sonrisa satisfecha en cuanto me la volví a calzar, y Okubo me devolvió el envoltorio en cuanto me volví a levantar.

-Okubo, ¿no te dije que no fueses por ahí con la nariz metida en un libro?

-Solo dices, lo mismo que Katsura siempre dice.

Sakamoto suspiró, pero un segundo más tarde se puso tenso, volviendo su mirada hacia sus espaldas.

-¿Son ellos?

-Sí, Katsura estará aquí pronto.

Hace un momento Sakamoto había estado en modo amable y relajado, pero ahora parecía casi completamente lo opuesto.

Me mordí el labio, preguntándome de qué hablaba, pero no pude ver nada obvio desde mi posición.

-Nos vemos!

-Adiós.

-Oh, hasta luego...

Yo apenas tuve tiempo para despedirme antes  de que salieran corriendo calle abajo.
(No conseguí agradecerles apropiadamente, pero si son amigos de Katsura, quizás los vea de nuevo.)

Me quedé allí en silencio durante un rato, agarrando el envoltorio, y entonces algo me hizo girarme y mirar detrás de mí.

-Nos encontramos de nuevo joven dama. ¿así que conoces a esos dos también?

-Ha sido la primera vez que me encuentro con Okubo, pero ya había conocido a Sakamoto antes.

-En verdad...

Suspiró suavemente. y parecía estar considerando algo por un momento.

-Sabes,en realidad no deberías involucrarte conmigo más , ni con nadie de mi alrededor.

-¿Qué se supone que eso significa?

Mi corazón enseguida empezó a acelerarse.


-No quiero que te veas envuelta en nada peligroso.

(pero yo...)

Alcé la mirada hacia Katsura, hablando claro y firmemente.

-Gracias por la advertencia. Lo aprecio. Pero si acabo envuelta en algo peligroso, tomaré la responsabilidad por mí cuenta. No voy a culpar a nadie de lo que pase.

Katsura me miró por una largo tiempo y una sonrisa se dibujó en la comisura de sus labios.

-Respeto eso.

Mi corazón dió un vuelco a la respuesta de Katsura.
Justo entonces, Katsura extrajo algo del bolsillo de su pecho y me lo entregó.

-¿Qué es?

Dentro de su mano había un adorno para el pelo, el cual era lo último que pensé que él tendría consigo.

- Ellos me dieron esto allí. Y como eres nueva en la ciudad, pensé que te gustaría.

-¿Estás seguro?

Le miré asombrada, y él apartó su mirada de la mía, pareciendo de algún modo triste.

-Tómalo. Es para que te lo quedes, señorita.

-Gracias, Katsura.

Katsura me miró de nuevo un instante y luego comenzó a andar otra vez, pasando por mi lado.

-Hasta la próxima, señorita.

Me giré para decirle también adiós. pero andaba tan rápido que estaba fuera del alcance para oírlo. Y me quedé contemplando como se iba en la misma dirección que Okubo y Sakamoto se habían ido.

-Oh no!

(Se suponía que tenía que entregar esto. Si no me doy prisa llegaré tarde.)

Sin pensarlo más, me puse el adorno de pelo en mi cabello y me dí prisa en llegar.

....

..............


Seguí las direcciones del mapa, hasta que al fin encontré lo que parecía mi destino. Me quedé de pie frente a una valla , con las palabras " Cuartel general Shinsen-Gumi" escrito con grandes letras.

(El propietario no mencionó esto, pero estoy segura que recuerdo haber leído sobre ellos. Y ellos eran---)

Dí un paso atrás dudando, enseguida preocupada de que estuviese en un lugar que no debería.
Justo en ese momento, oí pasos detrás de mí, y me giré rápidamente.

-Oh!

Me giré al sonido de los pasos detrás de mí y me encontré cara a cara con un hombre que nunca había visto antes.























Entradas populares de este blog

Destined To Love-Capítulo 2

Destined To Love - Capítulo 1